Escrito 2 – ¿Sepelio o casamiento?

El griterío se aproxima, un vocerío que en ocasiones viene acompañado de la felicidad y el júbilo del casamiento y en otras tantas es reflejo del sufrimiento y desesperación que arrastra la muerte. Los seis años de Candela no están dispuestos a perder ni un segundo con reflexiones de tipo moral, lo único que desea al escuchar que se acerca la comitiva es salir disparada hacia la cocina, esquivando el saliente del taquillón que decora el pasillo, localizar el banquito de madera blanco que su abuela utiliza para tender y arrimarlo a toda prisa hasta la ventana que por suerte siempre se encuentra abierta. Ya está preparado el palco VIP para disfrutar del espectáculo.

Boda Islam - Relato de un recuerdo

Boda Islam – Relato de un recuerdo

Pie izquierdo, pie derecho y un suave impulso para ponerse de puntillas sobre unos dedos regordetes que parecen gominolas. Hace calor, y los azulejos que enmarcan la ventana le refrescan sus rollizas piernas, un placer contrarrestado por los raíles de la cristalera que marcan sus tiernos antebrazos dejando una visible línea roja.

– ¿Fiambre o boda Candela?

– ¡Ay! ¡No lo sé ¿Qué será? Yo quiero que sea boda ¡Ojala sea boda yaya!

– Candela, cuidado, no te asomes tanto, un día de estos vas para abajo, te caes un zaleazo y menuda desgracia. Puedes verlo pero no te inquietes y el cuerpo hacia dentro.

– Ya los veo yaya ¡Es boda, es boda! ¡Corre ven!

En ese momento siente como su menuda figura queda atrapada por un cuerpo , a sus ojos, gordo, de carnes blancas y que le inspira un incontrolable deseo de pellizcar. Siente su respiración en la nuca y es entonces cuando verdaderamente sabe que ella está allí y que llega el momento de activar el radar y prestar la máxima atención para que no se escape ni el más mínimo detalle. Abre sus grandes ojos negros y sin parpadear graba en su retina la escena que en pocas horas inspirará todos sus juegos y pasatiempos.

Un esquelético caballo rodeado de mujeres que visten túnicas de vistosos colores y cubren sus cabezas con hermosos velos ribeteados con hilo cobrizo y pequeñas lentejuelas que brillan como luciérnagas. Entonan cánticos que se confunden con gritos, auténticos alaridos, un tremendo escándalo que roza la locura y que choca con el discreto papel de la novia. Una prometida que ya desde el día de su casamiento conoce el papel que va a ocupar en su matrimonio, una enamorada que recorre sus últimos momentos como soltera dentro de un templo móvil blanco coronado con borlones de mil colores y desde el que no puede verla nadie, una protagonista ausente.

Gran emoción contenida en un breve instante, la comitiva llega a su fin y es la hora de desmontar el palco. Candela retira la banqueta de madera blanca y la coloca en su sitio, justo debajo de la mesa de la cocina que como en toda casa de vecino que se digne está presidida por una enorme jugosa pata de jamón serrano.

Comentarios: 

  • En este segundo escrito utilicé como recurso los recuerdos de mi infancia. La escena se desarrolla en Ceuta, en casa de mis abuelos durante las vacaciones de verano. Este escrito me ha resultado mucho más fácil que el primero por la simple razón que tenía muy clara la historia, de hecho escribí el primer párrafo para definir el arranque, contexto y tono y a continuación redacté el cierre, sabía que quería acabar con la pata de jamón serrano porque es la imagen protagonista de la cocina de mi abuela en mis recuerdos de infancia además de darme juego por la temática musulmana.
  • Seleccioné un narrador en tercera persona porque la protagonista tiene 6 años por lo que es un personaje que no tiene la capacidad de describir e ilustrar la escena tal y como quería. No es verosímil que un personaje infantil haga este tipo de descripciones por lo que no era posible utilizar un narrador en primera persona.
  • Dos correcciones: la primera es que suelo utilizar estructuras de doble adjetivación. Creo que quiero dejar tan clara la imagen que tengo en mi cabeza que tiendo a reforzar toda descripción con un mínimo de dos adjetivos lo que puede dar lugar a un contenido reiterativo y un tanto pesado. La segunda corrección es que utilicé la palabra equino en lugar de caballo y por el tono de la escena quedaba demasiado técnico.
  • Mi sensación durante este segundo escrito fue de mayor comodidad y fluidez a la hora de redactar, de hecho tardé muchísimo menos y lo disfruté bastante más porque las palabras iban surgiendo sin esfuerzo 😀

Si te apetece unos minutos más de lectura aquí va el Escrito 1 – La sin hueso

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: