¡Al grano que el tiempo es oro! ¿Cómo seleccionar mi contenido web?

¡Al grano que el tiempo es oro! Una buena premisa para que tú, sí el que lees, no te quedes en las primeras líneas de este post y para que los usuarios y potenciales clientes de tu página web no piensen al entrar en tu sitio: “No, esto no es lo que necesito” y acto reflejo su dedo pulse el ratón para que tu página pase a formar parte del pasado. Como no queremos que esto ocurra, este post tiene la finalidad de recoger algunas indicaciones que te pueden ser útiles a la hora de seleccionar el contenido de tu página web.

Menos es más, así que dale a la gente sólo aquello que necesita

¿Está tu cliente interesado en escuchar la historia completa de tu negocio? Probablemente no y como lo importante es lo que le interesa a tu cliente y no a tí, toca pensar en él y proporciónale contenido basado en la eficacia rápida del usuario ¿Cómo hacerlo?

  1. Si tienes una página web pero quieres mejorar su contenido, olvídate de ella. No es tarea fácil pero es la mejor manera de replantear el contenido de tu sitio.
  2. Una vez que partes desde cero, piensa en el tema/-as del que trata tu página desde el punto de vista del usuario y para ello, lo mejor es hacer un listado con aquellas preguntas que se hace el visitante cuando llega al sitio.
  3. ¿Las tienes? Pues bien, ahora es el momento de ordenarlas, es decir, qué se pregunta el cliente en primer lugar, qué en segundo y así hasta completar el listado de preguntas.
  4. Ahora toca contestar a esas preguntar, pero recuerda, contesta de forma concreta eliminando cualquier detalle accesorio porque lo importante es centrarse en lo esencial de tu mensaje. Si previamente tienes una página web puedes tomar las respuestas de su contenido y editarlo en un documento de manera que sólo te quedes con lo principal.
  5. Compara el contenido de este documento con el que contiene tu página web, revisa qué has eliminado y qué no aparece en tu sitio pero sí está en el listado de preguntas. Puede que parte de la información que has eliminado no sea de interés para el usuario pero sí esencial para tu negocio, así que piensa cómo podría llegar a preguntarse el cliente por ese tema y cuando lo tengas, dale la respuesta.
  6. Si tienes preguntas en tu lista cuyas respuestas no aparecen en tu web, encuentra a alguien que pueda ayudarte a dar respuesta a estas preguntas e inclúyelas en tu sitio.
  7. Llega el momento de leer el nuevo contenido de tu página ¿Es lógico?, ¿El contenido fluye?
  8. Bien, pues entre todos estos pasos no te olvides de algo que ya hemos dicho: elimina aquello que no sea de utilidad. Si tu cliente no necesita cierta información ¿Para qué incluirla en tu página? Puede que este sea el paso más difícil pero no hay que olvidar que tu página web sólo debe contener aquello que la gente necesita saber y no tratar de decir todo sobre tu negocio.

Fuente de consulta. REDISH, J. (2007). Letting go of the words: writing web content that work, San Francisco, Morgan Kaufmann.

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: